5 motivos por los que deberías empezar a viajar sola

5 motivos por los que deberías empezar a viajar sola

Durante siglos las mujeres hemos luchado para que nos escucharan y entendieran que no somos el sexo débil. Quisimos demostrar que aunque a veces podemos caer, llorar y sufrir, siempre nos levantamos, y más fuertes que nunca.

Las frases que más escucho cuando le digo a la gente que viajo sola son: “¿Estás loca? ¿Y no te da miedo? ¿No te sientes sola?”

Para mi viajar sola significa disfrutar del viaje el doble o el triple de lo que disfrutaría viajando acompañada. Creo que hay muchas más posibilidades de sentirse solo cuando viajas acompañado que cuando viajas solo contigo mismo.
Cuando viajamos con un amigo/a suele pasar que se quieran hacer cosas distintas, se quiera comer en sitios diferentes o no se quieran visitar los mismos sitios.

Cuando viajo sola me siento libre, viva, orgullosa de mi, pero nunca me siento sola.

No todas las mujeres somos iguales. Algunas son más inseguras, vergonzosas o simplemente les da miedo la idea de quedarse solas.

¿Por qué deberías empezar a viajar sola?

1. Si una chica empieza a viajar sola se convierte en una mujer con una personalidad muy fuerte

Al principio del viaje será duro, pero todo irá bien y, a la vuelta, solo se tienen ganas de irse otra vez. Es como hacer bungee jumping: el miedo de tirarse por ese puente hace que las piernas tiemblen y hasta se empieza a dudar si de verdad merece la pena tirarse. Pero una vez que lo haces, una vez que te tiras por ese puente la adrenalina se apodera del cuerpo y entran ganas de volver a hacerlo miles de veces.

2. Se convierte en una mujer independiente al 100%

Si quiere ir al cine, a comer un hamburguesa o ir a algún concierto, lo hará, y lo hará sola. A una chica que viaja sola no le hace falta tener compañía para hacer lo que le de la gana.

3. No se conforma

No la conquistarás con un coche de lujo o un reloj valioso. Ella quiere coleccionar recuerdos de sitios extraordinarios y no objetos materiales.

4. Se convierte en una mujer muy selectiva

Ir al esteticista a pintarse las uñas, al peluquero a cambiar su color o hacerse una cirugía estética para subir de una talla de sujetador, no será el objetivo de su vida. Claro, tampoco quiero decir que tengamos que ser feas, descuidadas y malolientes, pero no hace falta pagar a alguien para conseguir resultados.

5. Entiende el verdadero sentido de la vida

Quien viaja sabe que durante el camino a nadie le importará de su color de la piel, de su religión o de su sexualidad. Una viajera sabe que somos todos iguales en este mundo.

Recuerdo cuando durante uno de mis últimos viajes, mientras caminaba los 25km para llegar a Machu Picchu, tuve una interesante conversación con una chica canadiense conocida allí en el camino.
Cuando viajamos solos conocemos a mucha gente y, a esa misma gente, aprendemos a conocerla aunque solo sea durante pocos días y, casi nunca, le pedimos su orientación sexual o su religión.
Tanto de viaje como cuando vuelve a casa, una viajera no se fija en la apariencia, porque ha aprendido a apreciar las personas por lo que son.
Una chica que viaja sola aprende a derribar los muros que la sociedad nos impone.

Hay mucha gente en este mundo que se dedica a criticar a los demás. Chicas, ¡empezad a viajar y dejad a esa gente fuera de vuestras vidas!

El mundo es demasiado grande y bonito como para no empezar a explorarlo todo.

Safe travels a todas 🙂

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top
FACEBOOK
FACEBOOK
LINKEDIN
INSTAGRAM